Grupos de Prioridad de Vacunas UK – Noticias de Trading en Vivo

Grupos prioritarios de vacunas

Los principios que guían las prioridades de la vacuna incluyen evidencia científica, ética y capacidad de administración. La ciencia debe proporcionar evidencia y datos sobre el riesgo de morbilidad grave y mortalidad de COVID-19 para diferentes grupos de población, que es la base para las decisiones sobre prioridades. Desde un punto de vista ético, la priorización debe maximizar los beneficios y reducir los daños, ser justa y transparente y tener en cuenta las desigualdades sanitarias. Por último, la capacidad de aplicación debe tenerse en cuenta a la hora de formular prioridades, de modo que este enfoque sea fácil de comunicar al público y a los profesionales y realista de implementar.

Este marco conceptual y su aplicación a los grupos de población clave que se han visto afectados desproporcionadamente por COVID-19 se examinan a continuación y se resumen en el Cuadro 1.

Prioridad propuesta

La decisión de priorizar a una población sobre otra a fin de garantizar el acceso anticipado a la vacuna no es fácil ni sencilla y debe tener en cuenta la evidencia científica, la ética y la capacidad de suministro (implementación). Sobre la base de información preliminar sobre las vacunas en desarrollo, el JCVI convino en que un programa que combine la estratificación del riesgo clínico, el enfoque basado en la edad y la priorización de los profesionales de la salud y la atención social debería optimizar tanto los resultados como el rendimiento (véase la referencia 1). Los programas simples basados en la edad suelen ser más fáciles de implementar y, por lo tanto, logran un mayor uso, incluso en los grupos más riesgosos. En el Cuadro 1 se resumen los fundamentos científicos, las consideraciones éticas para maximizar los beneficios y reducir las desigualdades sanitarias y las oportunidades de beneficio para cada uno de estos grupos de población.

Grupos de Prioridad de Vacunas UK - Noticias de Trading en Vivo

Evidencia científica

La priorización de los grupos de edad mayores y los factores de riesgo clínicos se basa en la evidencia actual que indica firmemente que el riesgo absoluto de enfermedad grave y muerte aumenta exponencialmente con la edad (véase la referencia 3). La mortalidad también es mayor en las personas con condiciones básicas de salud, aunque esto también está muy fuertemente asociado con la edad con un bajo riesgo absoluto menores de 40 años (véase la referencia 4). Los profesionales de la salud y la atención social de primera línea corren un mayor riesgo de exposición, un mayor riesgo de transmisión de la infección a los pacientes vulnerables, y su salud es clave para mantener la resiliencia en el NHS y para los proveedores de salud y atención médica.

Sin embargo, otros grupos de población también pueden tenerse en cuenta a la hora de priorizar la vacuna. Aunque la evidencia sugiere que la edad tiene el mayor riesgo absoluto, los estudios también han demostrado que hay varios factores que incluyen áreas de desigualdad y rasgos protegidos que están asociados con un aumento de la frecuencia o indicadores de riesgo ajustados como el masculino, negro, asiático y étnico minoritario (BAME), personas con convivencia y privación múltiples (véanse las referencias 5 y 6). De hecho, en el modelo de predicción de riesgos de OpenSafely, una persona asiática o negra alcanza un riesgo equivalente de covid-19 edad de un joven blanco de 65 años sin co-enfermedad y 45 años o 43 años respectivamente si tiene dos enfermedades concomitantes (ver referencia 7). Si el desglose de género, esta edad equivalente es menor en los hombres en comparación con las mujeres. Por lo tanto, se puede hacer la pregunta: ¿se debe dar prioridad a los hombres o a las personas pertenecientes a grupos BAME?

Las diferencias de género masculinas entre las mujeres en la mortalidad por COVID-19 no son sencillas, con la probable interacción de edad y sexo junto con otros factores que tienen una diferencia de género:

factores de enfermedad concomitante (incluyendo el tabaquismo y el consumo de alcohol) el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social.

La explicación de las diferencias de género puede reflejar factores sociales y culturales relacionados con el género y no con la biología de género (véase la referencia 8). Además, centrarse en tasas de mortalidad masculina más altas en comparación con las mujeres puede ser engañoso, ya que las diferencias absolutas serán mayores, a pesar de los riesgos relativos similares, teniendo en cuenta la mayor mortalidad basal de los hombres (véase la referencia 9). También hay que señalar que aunque el riesgo aumenta con la edad tanto de hombres como de mujeres, la edad cortada a los 50 años es inferior a la edad a la que comienza a aumentar el riesgo absoluto para las mujeres (véase la referencia 7) y, por lo tanto, la captura de todos los mayor riesgo.

Sabemos que las personas bame también tienen un mayor riesgo relativo de infección y complicaciones de la enfermedad en comparación con sus contrapartes étnicas blancas (ver referencia 6). El Grupo Asesor Científico sobre Seguridad, Higiene y Protección de la Salud en el Trabajo no ha pronunciado en el plazo las desigualdades en COVID-19 no se entienden bien” (véase la referencia 10).

Es importante destacar que los autores subrayan también que están convencidos de que los factores sociales (como la pobreza y la ocupación) contribuyen significativamente al aumento de la carga para las minorías étnicas COVID-19; que tienen una creencia media de que ciertas condiciones clínicas, que están asociadas con el covid-19 covid-19 grave, son más comunes en algunos grupos étnicos minoritarios, pueden contribuir a las desigualdades étnicas observadas; y que están convencidos de que la genética por sí sola no puede explicar la mayor carga de las personas covid-19 en algunos grupos étnicos sobre otros.

Tenga en cuenta que los datos tienen limitaciones significativas. Si bien abiertamente ha muestreado 17 millones de personas en sistemas de GP, estos sistemas no incluyen individuos no registrados (que pueden pertenecer a grupos desatendidos), la etnia no se registra de manera óptima y no puede medir algunos cofundadores básicos, como la capacidad de adherirse a medidas sociales de distanciamiento, blindaje, interacción social, ocupación y confinarios desconocidos. Además, gran parte de los datos que se utilizan actualmente se obtuvieron en la primera parte de la pandemia, lo que constituye una restricción particular.

Etica

Desde un punto de vista ético, la priorización debe:

Maximizar los beneficios y reducir el daño

La evidencia científica, como se presentó anteriormente, nos permite centrarnos en las poblaciones con mayor riesgo de infección, hospitalización y muerte debida a COVID-19-19. Es importante que estos grupos de población sean los primeros en recibir la vacuna, ya que es más probable que se beneficien de ella.

Pero esta regla no se aplica sólo a los beneficios individuales. Maximizar los beneficios y reducir los daños también protege a ciertos grupos de la población con el fin de reducir la reubicación a las personas con mayor riesgo individual y mantener la resiliencia del sistema de atención de la salud. Los profesionales de la salud y la atención social pueden no beneficiarse de beneficios personales de la vacuna en grupo, pero tienen un contacto cercano y frecuente con los más vulnerables y son esenciales en respuesta a COVID-19. Por lo tanto, garantizar que se mantengan sanos y aptos para el trabajo es en interés de la sociedad en su conjunto, lo que nos permite a todos cosechar los beneficios.

Promoción de la Transparencia y la Justicia

Durante todo el proceso de toma de decisiones, el JCVI buscó transparencia. Lo hizo publicando su asesoramiento provisional sobre la priorización (véase la referencia 1) y publicando las actas de las reuniones de los comités (véase la referencia número 11). Este documento es un paso más hacia la transparencia en la forma en que se toman estas decisiones. Promover la justicia significa buscar un acceso justo a la vacuna para todos.

Alivio de las desigualdades sanitarias

Las desigualdades sanitarias pueden repartirse en tres dimensiones: determinantes sanitarios más amplios, características protegidas y exclusión social (véase la referencia 12). Los determinantes más amplios de la salud (factores sociales, económicos y ambientales que dan forma a la salud mental y física) son omnipresentes y crean un gradiente de salud en toda la sociedad. Las características protegidas, como la etnia y el género, tal como se definen en la Ley de Igualdad (2010), proporcionan un marco accionable para aquellos que a menudo sufren resultados sanitarios más pobres.

Por último, la exclusión social se asocia con los resultados sanitarios más pobres, lo que pone a las personas afectadas por el extremo del gradiente de las desigualdades sanitarias. La exclusión social está en el centro del concepto de “brezo de integración”, que suele incluir poblaciones como personas sin hogar, comunidades gitanas, romaníes y viajeros, personas en contacto con el poder judicial, migrantes vulnerables y trabajadores sexuales, pero se pueden incluir otros grupos.

Este marco de desigualdades sanitarias nos recuerda nuestra obligación legal de prevenir la discriminación sobre la base de características protegidas, pero también de nuestro compromiso de mejorar la salud de todos los miembros de la población en su conjunto, con especial atención a aquellos cuya salud puede aportar mayores beneficios. Esto significa que, para reducir las desigualdades sanitarias, se necesitan medidas específicas para grupos de población. La actual priorización propuesta apoya la reducción de las desigualdades sanitarias entre los grupos de edad al dirigirse activamente a las personas mayores con grupos de edad avanzada y a las enfermedades clínicas por encima de las personas más jóvenes y saludables.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que priorizar a ciertos grupos sobre otros puede tener consecuencias no deseadas. El informe Beyond the Data de Phe, que trataba de comprender el impacto de COVID-19 entre los grupos BAME al comienzo de la pandemia, informó de cómo las partes interesadas han expresado una profunda consternación, ira, pérdida y temor en sus comunidades acerca de que las realidades de los grupos BAME son más golpeadas por la pandemia COVID-19 que otros. Algunas comunidades también informaron de un aumento del estigma y la discriminación porque se consideraban más propensas a infectarse con la enfermedad (véase la referencia 13). Por lo tanto, es importante que la priorización y la introducción de la vacuna no refuercen estos estereotipos negativos y aumenten aún más la experiencia del estigma y la discriminación.

Se ha celebrado un debate similar con respecto a los riesgos laborales y si los trabajadores de determinados grupos étnicos deben ser evaluados de manera diferente a los demás, ya que existe un requisito básico para garantizar que las personas puedan trabajar de la manera más segura posible. El consenso liderado por PHE, el Departamento de Medicina Ocupacional (FOM) y el Ejecutivo de Salud y Seguridad (HSE) declaró que “las evaluaciones de riesgos deben aplicarse de manera equitativa y consistente entre los empleados” y señala que “la separación de todos los miembros de los trabajadores de minorías étnicas para evaluaciones de riesgo adicionales puede ser estigmatizante y podría privarlos de oportunidades” (véase la referencia número 14).

Otro factor clave en las desigualdades de salud es la confianza. Diferentes comunidades tendrán diferentes grados de confianza en el gobierno y en el desarrollo de vacunas y programas de vacunación relacionados con la cultura, la historia y otros factores sociales. En este contexto de baja confianza entre ciertos grupos, la posibilidad de un acceso anticipado a la vacuna sobre la base de pertenecer a una comunidad determinada puede parecer explotación en lugar de inclusividad.

Las consecuencias no deseadas pueden funcionar para reducir las desigualdades sanitarias. Sabemos que, por ejemplo, mientras que el 3,4% de la población activa en Inglaterra proviene de grupos étnicos negros, la cifra es del 6,1% en la fuerza laboral del NHS (véase la referencia 15). Por lo tanto, la priorización de los profesionales de la salud y la atención social traerá indirectamente ciertos beneficios a los miembros de BAME.

Entrega e implementación

Mientras que las cuestiones científicas y éticas pueden dominar las prioridades, la capacidad de movilizarlas en el marco del programa nacional de vacunación acelerada, utilizando sistemas informáticos, logística e infraestructura existentes o mejorados, es esencial para su éxito. Un elemento clave de la entrega es el desarrollo de un enfoque de establecimiento de prioridad que genera confianza pública a lo largo del tiempo, por lo que, si bien necesita tener cierta flexibilidad, debe haber cambios mínimos. El programa debe ser lo suficientemente simple e intuitivo como para que tanto los profesionales de la salud como el público (incluidos aquellos con grupos insuficientes) lo entiendan y entren.

Es importante trabajar para reducir activamente las desigualdades sanitarias en la aplicación mediante la identificación y eliminación de los obstáculos al acceso y la aplicación de la vacunación en el proyecto operativo y la ejecución del programa. En Inglaterra, este enfoque ya está consagrado en el papel de los equipos de cribado y vacunación integrados en el comité de salud pública del NHS en Inglaterra, haciéndose eco de la visión de las estrategias, metas, herramientas y recursos de vacunación de PHE que deben aplicarse y aprobarse las Directrices de la NICE (véase la referencia número 16).

La facilidad de identificación y contacto con personas autorizadas es esencial para la entrega. Los sistemas de información de salud basados en la población más completos son los sistemas de gp que almacenan listas de pacientes con identificaciones y datos de contacto para la gran mayoría de la población. Muchos sistemas de llamadas y retiradas de vacunación se basan en estos sistemas. Sin embargo, los datos sobre la inclusión de grupos de salud o características protegidas se recopilan de diferentes maneras. La edad, el sexo, las enfermedades concomitantes, la situación socioeconómica (práctica en lugar de a nivel individual), ciertos factores de comportamiento (fumar, alcohol) y el embarazo están relativamente bien registrados y pueden identificarse directamente en comparación con el origen Étnicos.

Los datos sobre la inclusión de grupos de salud, como los pertenecientes a comunidades gitanas, romaníes o de viajeros, sin hogar o refugiados, son casi inexistentes en los sistemas familiares, aunque en algunos casos pueden almacenarse en sistemas de autoridades locales. Los datos incompletos o inexactos y la necesidad de vínculos de datos complejos o pasos de validación para identificar y contactar a personas calificadas aumentan la probabilidad de aumentar las desigualdades existentes, reducir la confianza del público y reducir la tasa de introducción de vacunas.

Si bien la prioridad dada a ciertos grupos étnicos tiene consecuencias para la identificación de las personas elegibles, esto no se aplica a los hombres, ya que el sexo se registra casi universalmente. Sin embargo, las prioridades de los hombres deben sopesarse con el impacto negativo de añadir complejidad a la aplicación, en particular de la aceptabilidad, del programa mediante la introducción esencial de sesgo de género. Esto puede dificultar su aplicación, socavar la confianza y socavar la mayor captura de la vacuna observada en los ancianos, lo que implica tener una pareja en comparación con ser única (véase la referencia 17). Un programa neutral en materia de género es más probable y, por lo tanto, más favorable.

La vigilancia de la cobertura de vacunación en la mayoría de los programas de vacunación de rutina se basa en los sistemas de atención primaria en cuestión. Si hay grupos de salud específicos sobre inclusión social o grupos vulnerables que no están etiquetados en los sistemas de información (como durmientes ásperos o migrantes vulnerables), esto limitará nuestra capacidad de identificar y eliminar las desigualdades en la ingesta de vacunas.

la auditoría nacional de capital phe (2019) ilustró este punto: mientras que la auditoría reveló desigualdades en la absorción por edad, situación socioeconómica, origen étnico, religión, discapacidad y estado de salud, viajeros, migrantes, presos y factores parentales (padres solteros, familias numerosas, edad parental) no podrían evaluarse para adultos con discapacidades de aprendizaje, niños o adultos con discapacidades físicas, enfermedades mentales o enfermedades físicas crónicas sin hogar orientación sexual y reasignación de género debido a la falta de datos recopilados sistemáticamente.

Con el fin de ser capaz de monitorear el impacto y la eficacia, así como la seguridad, y para detectar las desigualdades, fuentes de datos locales y la inteligencia deben ser utilizadas. La cooperación con colegas de salud pública de diferentes organizaciones (en particular el Director de Autoridades Locales en los Equipos de Salud Pública) y la aplicación de un enfoque de gestión de la salud de la población también pueden proporcionar acceso a conjuntos de datos adicionales almacenados por otros socios del sistema con el fin de apoyar la identificación de grupos de población específicos y la focalización de acciones específicas para garantizar un mejor acceso y una entrega más eficiente. Esto permitiría el desarrollo de enfoques localmente sensibles para el acceso y la entrega, la comunicación y el compromiso que reduzcan las desigualdades al abordar mejor las necesidades de las personas y grupos de población potencialmente marginados de alto riesgo.

PHE como parte de la auditoría de capital sobre vacunación también puso de relieve la complejidad de la situación: los programas existentes tenían desigualdades no sólo en términos de cobertura global, sino también en términos de plazos de vacunación y calendarios de vacunación, y las desigualdades que varían según el programa de vacunación, la ubicación geográfica y la unidad geográfica de análisis, así como el alcance de las desigualdades específicas en la vacunación, como la etnia, pueden variar según el programa de vacunación, la ubicación geográfica y la unidad geográfica de análisis, así como el grado de desigualdades específicas en la vacunación, como la etnia, pueden variar cuando esta área se interseca con una o más áreas.

Estas complejidades se observan en el programa de vacunación contra el herpes zóster, que tiene una población de edad elegible comparable al programa COVID-19: el rango fue el más bajo de Londres, disminuyó con el aumento de la privación, y después de ajustar la geografía y la privación, la cobertura de vacunas fue más alta para los blancos-británicos, indios y bangladeshíes y más baja para los africanos blancos y negros mixtos y los grupos étnicos negros y otros (véase la referencia 18). La upporidad de género variaba de cohorte a cohorte: la capacidad de aumento de la vacuna sobre shinlet fue mayor en los hombres de la cohorte de captura, pero ligeramente inferior en los hombres de la cohorte de rutina (véase la referencia 19).

Además, una menor cobertura de vacunación en grupos de alto riesgo no siempre equivale a con el bajo impacto del programa de vacunación. Esto fue confirmado por un estudio en Merseyside, un estudio sobre la captura hacia arriba de la vacuna contra el rotavirus y la hospitalización aguda para la gastroenteritis; el impacto en la vacunación (es decir, una reducción de las hospitalizaciones) fue mayor entre las poblaciones más desfavorecidas, a pesar de una menor ingesta de vacunas, ya que el riesgo absoluto subyacente era tan alto (véase la referencia 20). En el contexto del programa de vacunación COVID-19, aunque no haya una captura de vacunas en algunos grupos de alto riesgo, todavía se pueden obtener beneficios para la salud en términos de reducción de la carga de morbilidad.

Se ha elaborado un modelo socio-online de factores que influyen en las desigualdades en el agotamiento de la vacunación (Figura 1) sobre la base de los resultados de la auditoría. Este modelo proporciona un marco para las acciones para aliviar las desigualdades que pueden aplicarse al programa de vacunación COVID-19. Por ejemplo, los factores intrapersonales e interpersonales, como las creencias en la seguridad de las vacunas, deben abordarse a través de una estrategia de comunicación que sea culturalmente competente y específica, con recursos en varios idiomas y utilizando varios medios (para evitar la exclusión digital). A fin de garantizar un acceso equitativo para los grupos en los que la movilidad puede ser un desafío (por ejemplo, los ancianos y los discapacitados físicos) que tienen un acceso deficiente a los servicios de salud tradicionales o son personal de salud primaria y atención, debe considerarse la política de múltiples modelos de administración de vacunas (como domiciliarios, centros comunitarios, médico de familia, atención secundaria y asistencia a la información). Los programas dirigidos a los adultos en edad de trabajar, por ejemplo en el caso de la gripe, suelen ser más fáciles de aplicar a través de entornos profesionales (como los fideicomisos del NHS) y logran un mayor uso de las vacunas, incluso en el personal de BAME, mediante la evaluación de los riesgos para la salud en el trabajo; este modelo de entrega también permite almacenar una gran cantidad de existencias en lugares de vacunación con un alto número de pasos, lo que puede reducir los residuos si se utilizan viales multiduto.

Un enfoque común para la aplicación de los programas de vacunación, con los socios del sistema, es una parte esencial del papel encarcelado en el lanzamiento de la salud pública en el NHS de Inglaterra. Estos equipos en Inglaterra (y su homólogo en la administración descentralizada) tienen conocimiento de la población local y tienen experiencia en la implementación de programas de vacunación de población dirigidos y universales a un ritmo, así como en el uso de diversas herramientas y acciones para abordar cuestiones de igualdad y acceso.

Por ejemplo, el equipo de gripe suroeste trabajó con prácticas de gp menos eficientes en áreas pobres en mensajes de cambio de comportamiento específicos y gotas de postal usadas, involucradas en redes para migrantes y personas con discapacidades de aprendizaje, desarrollaron kits de herramientas para aumentar la absorción de vacunas de las enfermeras con discapacidades de aprendizaje, y trabajaron con DOCTORS, autoridades locales y CCG para proporcionar vacunas a las comunidades de viajes en destinos de viaje y modelos flexibles para entregar vacunas a las personas sin hogar. Las habilidades, los conocimientos y la experiencia de los equipos de cribado y vacunación deben utilizarse para garantizar que la movilización del programa de vacunación COVID-19 se alcance no sólo a un ritmo, sino de manera que se minimice el impacto de las posibles desigualdades resultantes de un enfoque prioritario.

Corto

Este documento hace algunas observaciones sobre la prioridad propuesta actual para COVID-19, que es necesaria en vista del suministro limitado inicial de la vacuna.

El marco conceptual adoptado se basa en un análisis de la evidencia científica, la ética y la capacidad de actuar, con especial atención a los principios éticos de maximizar los beneficios y minimizar los daños, promover la transparencia y la equidad y aliviar las desigualdades sanitarias.

Mientras que la edad tiene el mayor riesgo absoluto de resultados pobres de COVID-19, muchos factores se asocian con un mayor riesgo relativo (como ser miembro del grupo BAME y ser varón). Están mediados por una compleja red de factores que no son fáciles de difundir y que pueden ser potencialmente engañosos, y si se interpretan erróneamente después de ser traducidos en política, pueden ser perjudiciales para la población y exacerbar las desigualdades sanitarias.

Priorización actual logra un equilibrio aceptable entre la evidencia científica, la ética y la capacidad de entregar, basado en riesgos clínicos basados en la edad, las condiciones clínicas y el estado de salud y atención social (garantizando así la resiliencia del NHS). Si bien la priorización por sí sola no puede abordar todas las desigualdades sanitarias que se basan en circunstancias sociales, la planificación y la aplicación deberían al menos no empeorar las desigualdades sanitarias y proporcionar oportunidades para mitigarlas.

Si bien se determina a nivel nacional, el conocimiento, la experiencia, el liderazgo sistémico y el enfoque basados en la cooperación con los socios locales de los equipos de cribado y vacunación integrados en la comisión de salud pública de nhs Inglaterra (y sus equipos equivalentes en Escocia, Gales e Irlanda del Norte) deben utilizarse para mejorar la absorción de vacunas y reducir las desigualdades en la aplicación del programa de vacunación COVID-19.

Tabla 1: Resumen de grupos de población y consideraciones para las prioridades

Grupo de poblaciónConducción e implementaciónGrupos de edad de resultados de la NACIÓN Mayor Riesgo absoluto de morbilidad y mortalidadLos beneficios de la edad y la reducción de las desigualdades sanitariasMeasers se registran casi universalmente en los registros del NHS, identificando tan fácilmente a los individuos; modelo de administración flexible para reducir las desigualdades en la ingesta de vacunasSues personas con condiciones clínicas de alto riesgo de riesgo relativo prestado; las enfermedades concomitantes aumentan con la edad; mediado/impulsado por otros factoresLos beneficios de la enfermedad y las desigualdades sanitariasSas condiciones de riesgo clínico están bien registradas en los registros del NHS, por lo que las personas son fáciles de identificar; modelo de entrega flexible para reducir las desigualdades en la absorción Trabajadores de la saludaerriso relativo – mediado/impulsado por otros factores, no sólo la profesión; La vacunación del personal protege a los pacientes vulnerablesAí los beneficios individuales de la población: proteger a los pacientes y garantizar la resiliencia del NHS y de los trabajadores de atención social adultos La salud y la atención social pueden identificarse a través de estructuras de salud ocupacional; modelo de entrega fija en condiciones profesionalesMenelevado riesgo relativo – mediados/impulsados por otros factores, no sólo biológicos o genéticosAlgunos de los beneficios obtenidos por los grupos de edad mayores vacunados y las personas con alto riesgo de condiciones clínicasSex se registra casi universalmente en los registros del NHS, por lo que los hombres serán fáciles de identificarSerCer grupos minoritarios asiáticos y étnicosApazpatorio riesgo relativo – mediado / impulsado por otros factores, no sólo biológicos o genéticosRises aún más creciente estigma Algunos de los beneficios logrados por los trabajadores de la salud vacunados y el registro de etnicidad de la atención social en los sistemas electrónicos del NHS es de mala calidad, por lo que los individuos serían difíciles de identificar; Estrategia de comunicación y modelo de aplicación flexible para reducir las desigualdades en la ingesta de vacunas

Figura 1: modelo socioeconómico de

factores que influyen en las desigualdades de vacunación (auditoría de inmunización) y posibles acciones para reducir las desigualdades en la planificación y aplicación (rojo) Grupos de Prioridad de Vacunas UK - Noticias de Trading en Vivo

Esta cifra muestra los factores que influyen en el proceso entre la intención de vacunar y la vacunación real.

Los factores incluyen:

factores interpersonales tales como puntos de vista de pares, puntos de vista de padres y cuidadores, así como factores comunitarios de recursos como normas religiosas y culturales, normas de género y factores de política de estigma y discriminación, como la financiación de la vacunación, la provisión de vacunación y factores de política social más amplios, como el acceso y el registro, los servicios específicos de la cultura, las recomendaciones médicas y el seguimiento de la vacunación y los factores del programa organizado, como la alfabetización, el lenguaje y las habilidades sanitarias y las creencias sanitarias

, los factores atenuantes incluyen:

comunicaciones públicas tales como: disponible (analógico, papel y digital)medios sociales y prensa convencional para garantizar prioridades para los modelos de entrega a medida: comunidad vs. DP y domiciliario: suministro adecuado, distribución y la cadena de frío para maximizar el acceso y reducir los residuos y declaraciones sobre las recomendaciones de vacunación en el lugar de trabajo y los requisitos de registro de GPeasy para obtener en el registro listvaccine calificado seguimiento de la actualización de la recopilación de datos orgánicos con el fin de seguimiento del sistema de recuperación de desigualdades utilizando diferentes canales (en papel y electrónico) disponibles hubsguidance vaccine para la inmunización y herramientas de predicción de riesgos

Autores: Ines Campos-Matos (PHE) y Sema Mandal (PHE)

101 Coautores: James Wilson (UCL), Julie Yates (PHE), Gayatri Amirthalingam (PHE), Mary Ramsay (PHE), Andrew Earnshaw (PHE)

0 5 de noviembre de 2020; revisado el 18 de noviembre de 2020

Referencias

Grupos prioritarios para la vacunación contra el coronavirus (COVID-19): asesoramiento del JCVI, 25 de septiembre de 2020Chamberland ME. Principios éticos para la asignación gradual de vacunas COVID-19, reunión del ACIP, 20 de octubre de 2020 Incidencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en Inglaterra después del primer pico pandémico: estudio REACT2 en 100.000 adultosWilliamson EJ, Walker AJ, Bhaskaran K et al. Factores de muerte relacionados con la muerte asociados con COVID-19 utilizando OpenSAFELY. Naturaleza. 2020 Aug;584(7821):430-436.Clift, Ash K., et al. Algoritmo de predicción del riesgo de vida (QCOVID) para el riesgo de admisión hospitalaria y mortalidad por coronavirus 19 en adultos: cohorte nacional y estudio de ejercicio. BMJ 371 (2020). Phe. 2020. COVID-19: resumen de las diferencias de riesgo y resultadosOPENSafely. Riesgo absoluto por edad, convivencia y etnia. (Documento de colaboración OpenSafely no publicado para JCVI) La brecha de género en la mortalidad por COVID-19 varía mucho dependiendo de la edad. The Lancet, Tom 396, Número 10250, 532 – 533Krieger, Nancy et al. Mortalidad excesiva en hombres y mujeres en Massachusetts durante la pandemia COVID-19. Lancet Ethnic Subgrupo, Tom 395, Número 10240, 1829SAGE. Factores con mayor incidencia, morbilidad y mortalidad de las personas de los grupos étnicos pertenecientes a 19 000 personas, 23 de septiembre de 2020 Desde la salud para todos hasta no dejar a nadie atrás: los organismos de salud pública, la salud de la inclusión social y las desigualdades sanitarias. Lancet Public Health, Tom 4, Número 12, e601-e603PHE 2020. Más allá de los datos: Comprender el impacto de COVID-19 en la Unidad de Disparidades de BAMERace, Oficina del Gabinete. Informe trimestral de situación sobre la lucha contra las desigualdades sanitarias COVID-19, octubre 2020GOV.UK personal del NHS. Directrices de Salud Pública 21 Vacunas: reducir la brecha de absorción dentro de la 19s. 2017Schmitz H y Wubker A. ¿Qué determina la vacuna contra la gripe en los europeos mayores? Health Econ 20:1281-1297 2011Ward C, Byrne L, White JM, Amirthalingam G, Tiley K, Edelstein M. Predictores sociodemográficos de variabilidad en el programa nacional de vacunación contra el herpes zóster en Inglaterra, 2014/15. Vacuna. 2017;35(18):2372-8. pmid:28363324 Programa de vacunación Shingles 2017-2018: informe de evaluaciónHungerford, D., Vivancos, R., Read, J.M. et al. Efectos de la vacuna contra el rotavirus y la privación socioeconómica: análisis interrumpido de la serie temporal de resultados de enfermedades gastrointestinales en la atención primaria y secundaria del Reino Unido. BMC Med 16, 10 (2018)